¿Recuerdas cuando eras una niña? ¿Cuando estabas en el colegio, en el parque o en la calle jugando con otros niños? ¿Recuerdas haber vivido una situación de miedo o de vergüenza? Quizá, estabas jugando con otros niños y se creó un malentendido y te entró miedo, miedo a que se metieran contigo, miedo a parecer débil, miedo a decir la verdad por las represalias que podrías sufrir, miedo a pasar verguenza. Y en casa te decían: te has mostrar fuerte, no dejes que te vean sufrir, si has de llorar hazlo en casa, pero sobre todo que no te vean débil.

Esto es un ejemplo de las muchas situaciones que has podido vivir de pequeño, de adolescente e incluso como adulto. Las creencias que hemos recibido desde pequeños y a lo largo de nuestra vida te las has ido creyendo. Unas te las han transmitido y otras te las has creado tu mismo.

El que “no te vean débil” te hace crearte una coraza, cada día más impenetrable, que crees que te protege del exterior, que así, sufrirás menos, pero lo que a lo mejor no sabes, es que esa coraza que te has creado, cada minuto que pasas con ella, te separa más y más de ti, de tu Ser. Al separarte de tu Ser, cierras tu comunicación interna, no hay diálogo interior. Solo estás atento en cómo mostrarte socialmente y te olvidas de ti. Cuando te muestras como una persona fuerte, que controlas todas las situaciones, que siempre en tu vida todo está perfecto (aunque no lo esté), que nunca estás deprimido o enfadado (aunque no sea cierto), y además te alaban por esto, te dicen: ¿Cómo lo haces? No te afectada nada ¡que fortaleza!, tu ego se hace grande y se sabe el controlador de tu vida. Y te crees esa falsa confianza en ti mismo. Pero esto es solo una fachada para no sufrir, o eso es lo que tu crees.

Una vez que tomas la decisión inconsciente de separarte, porque “eres una persona fuerte” y no puedes mostrarte tal y como eres por miedo a la opinión de otros, tu Ser empieza a trabajar duro para volver a conectar contigo.

Detrás de esa coraza de valentía, estás tú, con inseguridades, con falta de confianza hacia ti mismo, con falta de amor hacia ti mismo, con miedo a… no llegar, a no poder, a no saber, a los juicios y un largo etc… y te das cuenta de que estás cansado, que es demasiado esfuerzo cargar con esta coraza, porque en momentos de descanso, tu Ser te habla y te habla a través de emociones y síntomas. Cuando estás solo, cuando te relajas y te quitas la coraza ,te sientes triste, deprimido e incluso a veces vacío, te falta algo. Y te duele aquí, te duele allí, no tienes energía… es entonces cuando tu autoestima te habla, cuando tu cuerpo de indica, escúchalos, es tu comunicación interna.

Es de ser muy valientes el mostrar tus sentimientos, tus emociones, tus estados de ánimo, tus preocupaciones, en definitiva, mostrarTE.

Todos tenemos nuestros miedos y nuestras preocupaciones, pero en tu mano está poder trabajarlos, en ti está el poder de poder liberarte de aquello que te limita, ¿qué te impide avanzar? ¿qué te hace sentirte triste? Busca las herramientas necesarias para conseguir, a tu ritmo, tu crecimiento personal interno, de conectar con tu Luz.

Para que que sientas la vida tal y como te mereces!

Si quieres seguir recibiendo artículos sobre cómo mejorar tu autoestima, te animo a que te suscribas a la newsletter

Si lo que quieres es una sesión personalizada, por favor, mira esta información: Sesión de terapia individual para recuperar tu Confianza y Autoestima