Manoli Navarrete

Te acompaño en tu camino hacia el Auto-Amor incondicional

Soy de un pueblo cercano a Barcelona, es un pueblo pequeño rodeado de bosques y montañas, por lo que cuando me apetece, me escapo a abrazar árboles, para mí, una de las mejores medicinas.

Echo un vistazo a mi vida, al camino que he recorrido hasta el día de hoy, y he de decirte que me siento muy feliz conmigo misma, por mis logros y por mis derrotas, los logros me han hecho sentir llena y agradecida, y mis derrotas han sido las que me han impulsado a emprender el camino hacia mi, hacia adentro, hacia una autoestima más alta, ellas me han enseñado a cómo quererme más, a aceptarme y a perdonarme ¡A que sí puedo!

Tengo un carácter sociable y por lo general, soy tranquila y, cuando estoy con gente, me gusta que tengan buena vibra. Y cómo los opuestos existen, me encanta pasar largos ratos conmigo misma, me encantan esos momentos, ahí encuentro mis tesoros.

Tengo recuerdos de episodios de mi vida en los que no creía en mí. Me auto exigía mucho y mi lucha por hacer o decir lo que deseaba se venía abajo cuando venían a mi mente pensamientos y creencias negativas sobre mi y sobre mi poder para hacer lo que quería hacer en ese momento. La frustración en esos momentos era evidente y mi capacidad de disfrutar de los momentazos que te regala la vida iban menguando. El freno a mi autoestima lo puse yo y lo dejé ahí por un tiempo.

Hasta hace bastantes años, “causalidades de la vida” en uno de esos reencuentros con los árboles, me dí cuenta de cuánto me negaba y de cuánto me exigía. ¿Realmente quieres hacer lo que estás haciendo? me dije una vez, y con esta pregunta, empezó a cambiar mi vida!

Me encontré con una persona “otra causalidad” que me recomendó la Meditación Trascendental, y allí fui, me formé en esta disciplina y empecé a integrarla en el día a día conmigo misma. Entonces ya empecé a encontrarme. Empecé a escucharme y a no juzgarme (esto me costó bastante). Acudí a terapias energéticas con muy buenos profesionales que me ayudaron, probé diferentes técnicas, todas perfectas, y cada una de ellas me empujaban en mi camino, empecé a trabajar conmigo misma.

Tan bien estaba haciendo el trabajo y tan bien me sentía, que decidí cambiar de profesión y dedicarme exclusivamente al acompañamiento de otras personas.

Esto empezó en el 2008, y aquí estoy, trabajando y creyendo en mí, cada día más. Mi trabajo se basa en el amor hacia uno mismo, transformando las barreras mentales y emocionales que impiden que seas feliz contigo mismo, amándote y aceptandote, tal cual eres.

Te acompaño desde el corazón en este camino.

EXPERIENCIA

Desde 2008 trabajando con Terapia Bioenergética

Desde 2010 haciendo Terapia con Cristales

Desde 2012 soy Maestra de Reiki

Desde 2012 soy Moon Mother

En sesiones uso Cuencos Tibetanos, Aromaterapia y Cromoterapia

Contactar